Un reto de 30 Días

Las razones por las que se me ocurrió intentar el veganismo…

Debo confesar que fue hace apenas unos pocos años que me enteré de que realmente existe gente que no solo es vegetariana y no come carne, sino que ni siquiera consume huevos ni lácteos: nada de procedencia animal. Estas personas son veganas y para serles sincera, hasta hace poco yo ni siquiera lograba comprender como les era posible serlo.

La esposa de un compañero del trabajo es vegana, así que mi compañero “por transitividad” también lo es. Yo siendo tan curiosa como soy, comencé a conversar con él acerca del tema: me contaba por ejemplo como su esposa no comía mayonesa (porque tiene huevo), ni galletas oreo (porque en algunos países la crema la hacen con leche y no con lecitina de soya). Y yo le decía cómo a mi se me hacía “imposible” hacer eso.

Luego, cuando comencé a hacer “dieta” para bajar de peso, le dije que ahora si que menos podría dejar de comer carne, porque a mi se me hacía que al ser vegetariano, se incrementa significativamente el consumo de harinas, que son las que a mí me hacen subir de peso. vegan-for-fit-bookPero él me dijo que no era necesariamente así, que había un libro que se llamaba “Vegan for Fit” (de Attila Hildmann) en el que proponían un reto de ser vegano por 30 días, y decían que en esos 30 días la mayoría de los que hacían el reto reportaban haber bajado de peso, mejorado su figura y que todos se sentían mejor, con más energía y más saludables. Este libro propone recetas que no solo son veganas, sino también bajas en calorías y carbo-hidratos pero proporcionan una alimentación saludable y balanceada. Como quien dice “la octava maravilla”. Debo admitir que aunque permanecía escéptica, me intrigó la idea de “ser vegano” pero no necesariamente a punta de papa y arroz, que era la idea que yo tenía en ese momento. Así que mi compañero, muy amablemente al enterarse de mi interés, una mañana llegó a la oficina y sin decir nada, dejó el libro en mi puesto de trabajo… y así comenzó todo.

Me leí el libro por supuesto (más por no quedarle mal a mi amigo que por otra cosa) y me pareció en primer lugar que el autor definitivamente hizo su tarea: yo no soy ninguna experta en nutrición, ni mas ni menos, pero el señor Hildmann al menos parece que si le dedicó tiempo a investigar la composición química que los alimentos que propone y las razones fisiológicas y químicas por las que uno debería dejar de comer carne, leche, huevos y cualquier otro producto de origen animal.

fairtrade-logoA mi me sigue pareciendo que “ningún” producto de origen animal es algo extremo, pero lo que me gustó del libro, es que no se concentra unicamente en el aspecto “vegano” del asunto, sino que también invita a comprar alimentos de fuentes sostenibles y recomienda ingredientes naturales, frescos y libres de químicos artificiales. Es decir que no solo se preocupa simplemente por evitar consumir productos animales sino que lo complementa con toda una alimentación balanceada, saludable y sobretodo consiente del ecosistema y responsable por su conservación. Eso me gustó y por eso decidí darle una oportunidad y ensayar el “reto” de 30 días que propone.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s