Molde de Verduras “Todo se Vale”

No les pasa que a veces se encuentran con un montón de “restos” de ingredientes de las recetas de la semana, pero no conocen ninguna receta que los incluya a todos, o que no tienen la cantidad que se requiere de ninguno de ellos para alguna receta en particular?

Pues bien, eso me sucedió hoy y como hoy es día festivo con el supermercado cerrado, no se podía “completar” ninguna receta, así que había que hacer con lo que se tenía. El resultado? Un molde de Verduras “todo se vale” sorprendentemente sabroso:

Molde de Verduras "Todo se Vale"

Molde de Verduras “Todo se Vale”

De este no les pongo receta “fija”, porque como les digo “todo se vale” :), pero si les cuento como hicimos esta versión. Primero comenzamos con hacer inventario de los “restos” de las recetas de la semana:
los-restos-de

  • una zanahoria
  • un calabacín
  • unas ramitas de perejil fresco: que ya casi casi no estaba tan “fresco”, pero aún sobrevivía
  • unos tomaticos “cherry”: que como todo buen tomate, había que comerlos pronto para que no fuera a dañarse.
  • un paquete de tofu: que siendo un paquete completo, no cataloga como “restos de” pero la fecha de vencimiento se acercaba, y la llegada de esa fecha hay que evitarla a toda costa!
  • algunos gramos de lentejas ya cocinadas: estas venían en lata, pero no se las podíamos poner todas a la receta para la que abrimos la lata, así que las que nos sobraron las guardamos en un frasquito de vidrio y ahí estaban esperando a ser usadas en nuestro molde.
  • un bulbo de hinojo: que la verdad nunca lo había probado, solo que lo compré para una receta que necesitaba calabaza y como ya me había acabado la calabaza, se iba a quedar el pobre hinojo sin hacer, así que “al molde se fué”
  • unos tomates secos en aceite de oliva: eran los últimos del frasco, así que el aceite de oliva que quedaba también se “fue al molde”

También teníamos brócoli que no habíamos utilizado aún, pero este, desafortunadamente ya había caducado y nos vimos obligados a tirarlo a la basura: un crimen que no queríamos tener que repetir para ninguno de los otros ingredientes, así que al príncipe se le ocurrió una idea brillante: “cocínalos todos en un molde al horno y lo cubres con mus de nueces”. El mus de nueces se ha convertido en uno de nuestros ingredientes favoritos desde que comenzamos con las recetas veganas y por lo tanto aún teníamos un frasquito disponible en nuestra alacena, al igual que otros de nuestros ingredientes favoritos que también decidimos agregarle, para incrementar las probabilidades de que supiera bien:

  • 2 cebollas: que no cuentan como “restos de” porque se utilizan en casi todas las recetas, duran un montón y son deliciosas!
  • una cucharadita de curry en polvo: curry es un aliño que “siempre hay que tener” 🙂
  • un poquito de comino
  • un poquito de pimienta cayenne: esta es como la sal para nosotros, con todo combina bien y siempre hay en casa 🙂
  • jugo de limón: la verdad es que no teníamos limones, pero para la salsa del molde, descubrimos que era necesario un poquito de ácido, así que usamos un el extracto concentrado que teníamos entre nuestros aliños.
  • tres cucharaditas de jarabe de agave para endulzar y caramelizar
  • nueces: estas las esparcimos por encima después de sacar el molde del horno, un poquito tostadas en una sartén, se trituran un poquín y listo! Nosotros usamos semillas de pino y almendras, pero cualquier nuez vale (maní, marañon, macadamia, wallnut, etc.)
  • un par de cucharadas de cualquier mus de nueces que se encuentre disponible.

Mus de nueces Rapunzel

Ahora si, la preparación: Primero se pican todas las verduras, luego se pone en una sartén la cebolla con el curry en polvo, hasta que comience a estar un poquito transparente, luego se agrega el hinojo y se deja sofreír unos minutos para atenuar su sabor, que es tan predominante. Después se agregan todas las demás verduras (cualquier otra que deseen agregarle) dejando los tomates cherry para el final. Se dejan cocinar al gusto de cada quién: las pueden dejar solo unos 3 a 4 minutos si las quieren crujientes (y también para conservar más de sus nutrientes) o pueden cocinarlas un poco más (8-10 min) si las quieren más blanditas. Se retira del fuego y se ponen en el molde.

El tofu se pica en cuadritos y se pone a sofreír 4 minutos solito, luego se le agrega el comino, la pimienta cayenne y una cucharadita de jarabe de agave para caramelizar un minuto más, se retira del fuego y se mezcla con las verduras en el molde.

La salsa se hace con media taza de agua, el mus de nueces, los tomates secos, aceite de oliva (una media taza que puede ser el aceite que viene en el frasquito de los tomates secos), una cucharada de jugo de limón, dos cucharadas de jarabe de agave, una cucharada de perejil picado y sal y pimienta al gusto: todo a la licuadora hasta que quede uniforme y luego se agrega al molde: pueden dejarlo solo por encima, o pueden revolver la salsa con las verduras para que todo se combine.

Se pone el molde unos 10 minutos al horno (~250° C) y ya está el Molde de Verduras donde “Todo se Vale”. El princípe se tomó en serio aquello de que “todo se vale” y le agregó un poquito de chocolate rallado a un ladito del molde para ver que tal quedaba (lo ven en la foto arriba): yo no lo probé porque chocolate me pareció un poco exagerado, pero él dijo que aunque sabía bien, no se notaba mucho el chocolate, así que creo que ustedes se pueden ahorrar el experimento.

Al servir, no olviden agregar las nueces tostadas y trituradas por encima 🙂

Lasaña de Champiñones y Almendras

Esta es otra versión de la Lasaña de Calabacín, pero esta vez la receta no usa Tofu, sino champiñones y como el miércoles era el día del trabajo y tuvimos todo el día libre, nos pusimos a la tarea de “montarle foto estudio” a la preparación de la lasaña, asi que aqui van las fotos e instrucciones de la “Pilz-Mandel-Lasagne mit Tomatencreme” o “Lasaña de Champiñones y Almendras con Crema de Tomate” (Ver la lista de ingredientes y las cantidades aqui)

1) Yo prefiero pelar y picar todo de primero, antes de comenzar a cocinar cualquier cosa, porque nunca falta el ingrediente que queda olvidado y luego hay que estar picando a la carrera. Así que primero picar la cebolla, el ajo, los tomates secos y los 500 gramos de champiñones que como ven,  son un montón y si los dejo para “picar a la carrera” se me quema el relleno de la lasaña.

lasagna03-champi

2) Los 4 calabacines hay que cortarlos de dos modos: una parte es picada en cubitos para la crema de tomate y otra parte es en tiras delgadas para armar la lasaña.

lasagna02-zucchinib

3) Para las tiras utilicé un pelador de verduras (o “pelapapas” que llaman) para que las tiras quedaran bien delgadas. La receta dice que para 2 porciones de lasaña de necesitan 16 tiras, pero mis calabacines eran mas delgaditos y tuve que usar el doble, el resto del calabacín se parte en cubitos.

lasagna01-zucchini

4) Se ponen a sofreír 2 de las cebollas y 2 dientes de ajo picados por 2 minutos, luego se agregan los champiñones y las hojitas de tomillo fresco y se dejan cocinar por 7 minutos mas.

Conseguí una plantica de tomillo porque este es un ingrediente bastante frecuente en muchas de las recetas del libro. Espero sinceramente que esta plantica corra con mejor suerte que las pobres múltiples planticas de albahaca y romero que han perecido en la cocina de mi casa. (Si alguien sabe dónde puedo leer acerca del cuidado de estas y otras hierbas de cocina, les agradecería la información)

lasagna05-champi

5) Los 100g de almendras se muelen en la licuadora (aqui mi licuadora por fortuna no tuvo ningún problema)

lasagna06-almendras

6) Después de que se cocinen los champiñones (a los 7 min. o cuando ya no les salga agüita), se mezclan con las almendras y el mus de almendras. Este es el “relleno” de la lasaña, agrégenle sal y pimienta al gusto y déjenlo aparte (si pueden dejarlo en un lugar donde conserve el calor, mejor, porque esta lasaña no se vuelve a cocinar, asi que si se enfria demasiado durante la preparación, se queda fria)

lasagna07-champi-almond

7) Comenzamos la preparación de la crema de tomate sofriendo el resto de la cebolla, el ajo y los trocitos de calabacín durante 3 minutos.

lasagna08-sarten2

8) Se agregan los tomates secos, 100g de pasta de tomate, 1 cucharadita de jarabe de agave y media de orégano, se revuelve y se deja caramelizar por 2 minutos.

lasagna09-sarten2

9) Se agrega un poquito de agua (la receta dice 100 ml, si tienen taza medidora de ese tamañito, sensatos ustedes: usenla!) y sal al gusto. Todo a la licuadora hasta que se haga puré.

lasagna10-tomate

10) Ahora si, el momento de armar la lasaña: se intercalan 2 tajaditas de calabacín (o 4 si son calabacines delgados) y un poco del relleno, luego otra vez tajadas de calabacín y así hasta completar 4 capas (terminando con calabacín).

lasagna12-building

11) Al final, se agrega la crema de tomate:

lasagna13-building

12) Unas hojitas de albahaca para decorar y ya está: Una deliciosa lasaña vegan para disfrutar

lasaña-champiñon-calabacín

Lasaña de Champiñones y Almendras con Crema de Tomate

Todas las fotos son cortesía de nuestro fotógrafo de cabecera: el príncipe azul, quien muy paciente y dedicado siguió paso a paso toda la preparación.

La Paradoja de la Lasaña y los Raviolis

pasta-ragu-leche-mantequilla-parmesano-harina-huevos

Imágenes por: scpixbit, Taiga, tobi, bvb1981, koya79, macchia / 123RF

La Real Academia de la Lengua Española define “Lasaña” como: “Plato formado por capas de pasta de harina, cuadradas o alargadas, que se intercalan con carne picada, verdura, etc.” Siendo de origen italiano, buscamos en Wikipedia-Italiano y “Lasagna” tiene dos significados: el primero es sólamente la pasta: “pasta de huevo cortado en tiras anchas“; el segundo es la abreviaciónde “Lasagna al Forno: Pasta de huevo cortada en cuadros o rectángulos grandes, llamados Lasaña, que se hierve y después de escurrir, se agrega “ragú” y salsa bechamel dispuestos en capas y luego se cocina al horno“. “Ragú” lo definen como un término utilizado para indicar una salsa compuesta de numerosos ingredientes (que varían según la region), pero siempre es a base de carne. La “Salsa Bechamel” es hecha de leche, harina y mantequilla. Dicen también que la receta tradicional emiliana, también se prepara con queso Parmessano (Parmigiano-Reggiano).

Entonces la pregunta es: si no tiene ni pasta, ni carne, ni queso, ni leche, ni mantequilla, ni huevos, ni harina: puede aún llamársele “Lasaña”?

Les presento la llamada “Zucchini-Lasagne mit Bolognese-Füllung und Mandelcreme” que traduce “Lasaña de Calabacín con Relleno a la Boloñesa y Crema de Almendras“, pero que nosotros hemos rebautizado como la “Lasaña Paradógica” porque como les digo no tiene ninguno de los ingredientes que se esperarían en una lasaña:

  • En lugar de pasta (que tiene huevo y por lo tanto no es vegana) utilizamos tajadas delgadas de calabacín.
  • El “Relleno a la Boloñesa” es el más paradógico de todo el plato, porque por supuesto no tiene carne sino tofu (afortunadamente el tomate si nos es permitido).
  • Para reemplazar la salsa bechamel (que no es permitida porque tiene leche y mantequilla) está la crema de almendras hecha con mus de almendras.
verduras-tofu-albahaca-mus

Ingredientes para una lasaña vegana

Que creen? le apostarían al plato? Pues déjenme decirles que lo único que tiene de malo el plato es el nombre, porque quedó deliciosa la tal “Lasaña” 🙂 … Cuatro Estrellas!

lasagna-paradoja

Lasaña Paradógica (sin pasta, ni carne, ni queso, ni bechamel)

albahaca-verduras-mus-marañon

Ingredientes para Raviolis Veganos

Similarmente, tenemos los “Raviolis” que tradicionalmente son cuadrados de pasta de huevo replegados y rellenos, pues bien, para reemplazar la pasta, la receta vegana de “Kohlrabi-Ravioli mit Paprika-Cashew-Füllung und Tomaten-Basilikum-Sosse” o “Raviolis de Colirábano rellenos de Pimentón y Marañón con salsa de Tomate y Albahaca“, propone usar tajadas muy delgadas de colirábanos (que son los verdes en la foto a la izquierda) remojadas en agua caliente con sal. El colirábano es facil de cortar, pero es importante que las tajadas queden muy delgadas para que sea fácil después “pegarlas” unas con otras en los bordes una vez se pone el relleno en el medio.

raviolis veganos

Raviolis de Colirábano rellenos de Pimentón y Mus de Marañón

Para darle consistencia cremosa al relleno de pimentón, la receta agrega mus de marañones (que por cierto al fín pude conseguir) y la salsa que se pone por encima (que si es una salsa tradicional como la conocemos todos): tomates y cebolla sofritos y luego revueltos con albahaca picada.

El resultado: muy rico! Por supuesto no sabe a raviolis (esto lo deben tener presente: no tener espectativas de lo que el nombre sugiere, más bien dejarse sorprender), pero si es sabroso. Entre el príncipe y yo le dimos en promedio 3,5 estrellas:

Choco-Musli + Rollitos de Aguacate y Berenjena

musli chocolate

Musli de Chocolate con Banano y Almendras

Juiciosa y muy tempranera me levanté a preparar el nuevo musli de desayuno: Musli de CHOCOLATE! 🙂 Así como lo “oyen” (o “leen” como prefieran), el chocolate está permitido en la dieta “vegana” y “baja en calorías” como les parece? Lo máximo, no? Claro, era solo un poquito de chocolate rallado hecho con lecitina de soya (no con leche) y 75% cacao, pero de todos modos, chocolate es chocolate!

El “Erdnuss-Schoko-Müsli” o “Musli de Chocolate y Maní” se mezcla con nuestra ya conocida leche de avena, una cucharada de polvo de cacao puro y mus de maní (o de nueces, que funciona igual de bien), luego se intercala con rodajitas de banano y al final se le pone un poquito de maní endulzado con Jarabe de Agave (que en nuestro caso fueron nueces porque no hubo maní) . ES UN ESPECTÁCULO al desayuno! Nuestro musli favorito y si señores nuestro primer plato de CINCO estrellas!!!! cinco estrellas

Ingredientes para rollitos de berenjena

Ingredientes para los rollitos de berenjena con aguacate y pimentón

Ese día era viernes, ultimo día de la semana, víspera del “día de hacer mercado” (el Sábado es el único día en el que se cumplen las dos condiciones necesarias: tenemos tiempo & las tiendas y supermercados están abiertos). Por lo tanto, no había mucho de donde escoger para la comida, porque los ingredientes en casa eran ya escazos. Por fortuna, teníamos un par de aguacates que yo había comprado días antes (cuando fui a buscar mi “cucurbita moschata“), una berenjena, dos tomates, dos pimentones, un chile y todavía nos quedaba casi medio frasco de tomates secos: no se necesitaba nada más para preparar unos deliciosos “Auberginenröllchen mit Avocado-Paprika-Füllung und Soße mit getrockneten Tomaten” o “Rollitos de Berenjena con Relleno de Aguacate y Pimenton sobre salsa de Tomates secos” (bueno, está bien, también se necesita un poquito de aceite, jugo de limón, sal y pimienta, pero estos son ingredientes fáciles 😉 )

El príncipe azul me miraba dudoso mientras yo ponia las tajaditas de berenjena al horno y mezclaba el resto de las verduras en una cremita asi nada mas, sin cocinar ni nada. Las dudas disminuyeron un tanto cuando comencé a enrollar las tajaditas de berenjena con el relleno de aguacate (que era como un guacamole con pedacitos de pimenton) y ponerlas sobre la otra salsa de tomates frescos y secos. Pero cualquier duda que podía seguir en aire hasta ese momento quedó despejada cuando nos sentamos a comer: Los rollitos saben delicioso!

rollitos berenjena

Rollitos de Berenjena con Crema de Aguacate y Pimenton sobre salsa de Tomates Secos

La verdad es que yo también tenía mis dudas al comienzo, pero estos rollitos me sorprendieron. Son muy fáciles de hacer y aunque no son ningún “almuerzo trancado”, tampoco quedamos (que digamos) con hambre. Estrellas asignadas: 3,5 (yo digo que 3 porque hay platos de 4 estrellas que me gustan más, pero al príncipe le encantaron y les puso 4, así que en promedio: 3,5). Créanme que los rollitos aunque no son fotogénicos, sí son son sabrosos 🙂