Semana vegetariana en Suiza

Hacía solo una semana que había comenzado el reto vegano de 30 días que propone Attila Hildmann en su libro “Vegan for fit” y preciso me toca irme una semana de viaje a donde un cliente. Aqui hay que aclarar que el “reto”, puede ser muy saludable, muy noble con la protección de animales, muy consciente con la conservación del medio ambiente y todo… pero eso si: requiere una especial dedicación a la cocinada, así que cuando toca quedarse una semana en hotel, queda un “poquitín” complicado preparar las recetas. Cómo será que que el mismo autor en su libro tiene una sección de restaurantes y dice que cuando uno se va de viaje, desafortunadamente “se jodió”(*), porque las opciones que se ofrecen rara vez son verdaderamente veganas. Así que yo primípara en este cuento del veganismo, pocas esperanzas podía guardar.

Bandera de SuizaPero hey, no me puedo quejar, por el contrario! Las oficinas de mi cliente quedan en Suiza: un país que de verdad parece sacado de una postal o un cuento de hadas, donde se asoma uno por la ventana de la sala de reuniones y el panorama incluye un sol resplancediente, prados verdes y cultivos de uva en las colinas cercanas, el lago Neuchâtel en frente, con algunos veleritos por ahí, los Alpes Suizos al fondo y algunas ovejitas pastando y balando en el prado vecino. Pobrecita como sufro yo, no? Jejeje… como les digo, no me puedo quejar. Así que armé maletas y me fui.

Happy CowEn camino a mi destino me puse a buscar “opciones veganas en Neuchâtel” y encontré una página web lo mas de interesante para este asunto (con “App” para iPhone y Android y todo) que se llama “The Happy Cow” en donde hay un buscador de tiendas y restaurantes veganos y vegetarianos que muestra su ubicación geográfica (con un puntico azul si es vegetariano, rojo si ofrece algunas opciones vegetarianas, verde si es vegano del todo o amarillo si es una tienda u otros) y tiene también algunas reseñas de otros clientes para saber que tal son. Esta página web y la correspondiente “App” mobil me subieron el ánimo, sobretodo porque por ejemplo miren algunos de los mapas repletos de punticos que muestra:

Mapas de Happy Cow

Mapas de restaurantes vegetarianos y veganos en Nueva York, Londres, Bogotá, Sydney y Ciudad de México – The Happy Cow

Mapa Happy Cow de NeuchatelPintaba prometedor, cierto? Pues bien, el resultado de la búsqueda en la ciudad de mi destino (Neuchâtel) es el que ven a la derecha. Como ven no tenía muchas opciones, además resultó que el punto azul solo abría a medio día (cuando yo estaba trabajando), así que solo nos quedaba el puntico rojo: Bandera de Israelun café restaurante que se llama “Café l’Ami-Ami” que podría traducir “Café el Amigo Amigo”, pero después descubrí que en realidad es “Café el amigo Ami” porque el chef, que es de Israel, se llama Ami :). El restaurante ofrece comida típica del cercano oriente con algunas opciones vegetarianas como: Falafel, Tahini, Hummus, Pita, etc. Muchas de las cuales para mi agradable sorpresa también son veganas, ya que el amigo Ami es vegetariano y las prepara él mismo: 100% natural con ingredientes frescos y todo preparado en el momento, así que todos los platos estuvieron DELICIOSOS, y lo mejor es que no se salían tanto de las reglas del “reto” vegano. Aqui las fotos de mi comida en donde el amigo Ami 😉

Falafel y salsas orientales

Falafel con croquetas apanadas de verduras, ensalada y salsas orientales (Hummus, Berenjena Ahumada y Tomate y Pimentón)

El primer día probé las bolitas de Falafel con Croquetas de verduras apanadas, estas venían con tres salsas deliciosas: Hummus (de garbanzos), salsa con tomate y pimentón y una salsa nueva que no conocía de berenjena ahumada, muy rica! La ensalada oriental combinaba perfecto con todas las salsitas. De este menú lo único que no era vegano del todo era la salsa de berenjena ahumada porque la hacen con mayonesa (que tiene huevo y por eso no es vegana) pero ni modo, estaba muy rica y no la iba a dejar de probar 😉

Falafel con Tahini y Melaouah de hojaldre

Bolitas de Falafel con Tahini y “Melaouah” con salsa de tomates frescos

El segundo día repetí bolitas de falafel porque estaban muy ricas, y esta vez vinieron con salsa de semillas de sésamo (o “Tahini” que llaman) y decidí probar el “Melaouah” que decía que era una especialidad “Yemenita”: es como un pastel de hojaldre acompañado de una salsita muy fresca de tomates. Como se podrán imaginar: pastel de hojaldre recién hecho, aunque no muy dietético, sabía espectacular 🙂

Falafel salsas y ensalada

Falafel con salsas orientales, arroz oriental y ensalada oriental.

Cafe l'ami amiEl tercer y último día fue una pequeña variación al primero, porque aqui el amigo Ami ya me conocía asi que le agregó un poquito de arroz oriental para que yo lo probara. A estas alturas ya no me sorprendía que fuera deli como todo lo demás :). Venía con pita, té helado de limón y la salsita que ven en el frasquito blanco pequeño era salsita picante (muy rica también).

Así que gracias a la única opción que nos proponían los de “The Happy Cow” y al “Cafe l’Ami Ami” logramos pasar una semana vegetariana en Neuchâtel y comer muy rico a pesar de no poder cocinar 🙂 (Lo único malo fue el que el príncipe no nos pudo acompañar 😦 )

(*) Nota curiosa sobre el “se jodió” del autor Alemán: en realidad lo que él dice es un poco mas vulgar, pero tiene una historia interesante. Lo que dice en el libro es “Arschkarte” que (con el permiso del público) significa “La tarjeta del culo”, que suena horrible pero tiene un origen muy legítimo: viene del fútbol (por supuesto), en donde en alguna época se observaba la siguiente convención: el árbitro tenía la tarjeta amarilla casi siempre en el bolsillo de la camiseta y la tarjeta roja casi siempre en el bolsillo trasero de la pantaloneta. Por lo tanto la “peor” tarjeta era la del “culo”. Hay quienes dicen que esto data de la época de la televisión a blanco y negro cuando al transmitir los partidos supuestamente no era fácil diferenciar entre la tarjeta amarilla y la tarjeta roja, así que dícen que para que los tele-espectadores no se confundieran, hacían esta diferenciación para que les fuera fácil saber qué tarjeta le sacaban a los jugadores simplemente observando de dónde la había sacado el árbitro. En todo caso, la expresión sigue siendo vigente hasta hoy: que le toque a uno la “Arschkarte” es estar de malas 😉

Advertisements

2 thoughts on “Semana vegetariana en Suiza

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s